domingo, 14 de febrero de 2016

14 de febrero, el día de los enamorados y ...

El próximo domingo será 14 de febrero,  es la fecha que todo el mundo tiene asociada al “día de los enamorados”. Esta nueva mitomanía me resulta especialmente graciosa, aunque no supera la historieta de Santa Klaus…

San Valentín existió de verdad y fue mártir de los primeros tiempos de la iglesia. Cuenta la historia que en la víspera de su martirio escribió una carta enamorada a la hija de su carcelero, Julia, firmándola “de tu Valentín…” y que es por esto que solemos mandarnos mensajes de amor.

Hasta aquí todo parece correcto si no fuera porque la conexión de este mártir con el amor se gestará mucho después. La única fuente que relaciona la fecha del 14 de febrero con el amor, es un poema escrito en 1382 por el poeta inglés Geoffrey Chaucer. Será en el siglo XIX cuando se le asociará al culto a Lupercus, dios de la fertilidad, que se celebraba el día 15 de febrero en tiempos de Roma. En nuestros días, esta festividad sirve para dejarnos notitas de amor y amistad, regalar perfumes o para que el Corte Inglés haga una suculenta caja.

Sin embargo, en el día de San Valentín, -todo el mundo te lo recuerda- llega a mi memoria, puntual como un reloj, otra escena bien distinta…

Amaneció ese 14 de febrero de 1779 con brisas de tierra, en aquella preciosa bahía donde permanecía anclado el Discovery. Tan solo un detalle, su  cúter, el bote más grande del barco, había desaparecido en la noche, no estaba, había sido robado por los isleños... El capitán James Cook  lo consideró una insolencia por parte de los nativos y no lo pudo soportar. Tampoco ayudó la semanita que llevaba, ni que el día anterior no hubiera sido muy bueno;  cabreado como estaba por el robo de unas tenazas… Era el colmo.

Aquella mañana hacia las siete de la mañana, Cook cargó el mosquete de dos cañones y marchó a tierra con diez hombres armados, dejando marineros apostados y listos en otros dos botes en el agua, cerca de la costa volcánica. Pretendía hacer lo que había hecho muchas veces antes en el Pacífico, capturar un jefe y retenerlo hasta que devolvieran los artículos robados. Lo cierto es que no fue un día muy bueno  para Cook…

Marchó decidido a la aldea principal de Kaawaloa, y mando al teniente Molesworth Phillips entrar en la cabaña donde dormía el rey. Éste accedió a ir al barco con Cook. Para cuando llegaron a la orilla, se había congregado una multitud; los ingleses habían matado de un tiro a un jefe al otro lado de la bahía cuando intentaba saltar el bloqueo ordenado por Cook y la noticia había llegado de alguna manera a Kaawaloa…

La mujer del jefe rogaba que no fuera al barco, la muchedumbre, varios miles de personas, rodearon a Cook y a sus diez infantes de Marina. —Fue entonces cuando empezamos a sospechar que no estaban muy bien dispuestos hacia nosotros—, diría Phillips. El alférez propuso a Cook que los infantes formaran una línea defensiva a la orilla y el capitán accedió. La multitud los dejó pasar, pero al mismo tiempo empezaron a recoger lanzas y piedras.

Cook abandonó en ese momento su plan de tomar al rey como rehén, y le dijo a Phillips: —No podremos obligarle a subir a bordo sin matar a unos cuantos nativos—. Un hombre agitó en el aire un puñal de hierro y amenazó con arrojar una piedra al capitán. Cook disparó el cañón de su arma, cargada de perdigones sin resultado alguno. Esto provocó aun más a los nativos. Empezaron a lanzar piedras a los ingleses y a intentar apuñalarlos. Cook volvió a disparar y esta vez mató a un hombre. Luego ordenó a los infantes disparar y gritó la orden de subir a los botes, los infantes dispararon una descarga cerrada contra la multitud. Desde los botes también disparaban.

Cook se acercó con dificultad a la orilla, un saliente de roca volcánica, estaba tan solo a unos diez metros del bote y podría haberse salvado si hubiera sabido nadar… Sanwell, testigo del momento relata:

"El capitán Cook era el único hombre que quedaba en la roca, entró en el agua protegiéndose con una mano la parte posterior de la cabeza de las pedradas y sujetando el mosquete con la otra. Los isleños vacilaron un momento, como si no supieran qué hacer. Apareció corriendo detrás de él un indio, que se detuvo una o dos veces, como si tuviera miedo, luego se lanzó sobre él sin que el capitán lo viera y lo golpeó en la parte posterior de la cabeza con un garrote grande que había cogido de una cerca. Cook se tambaleó, dobló una rodilla e intentó incorporarse. Otro hawaiano se acercó corriendo con un puñal de hierro y se lo clavó entre los omóplatos. Cook cayó al agua y la multitud se abalanza sobre él en un ataque furioso. Lo sujetaron bajo la superficie del agua, un hombre se sentó en su espalda y le golpeó la cabeza con una piedra mientras los otros le golpeaban con garrotes y piedras. Luego llevaron su cuerpo a las rocas y siguieron dándole golpes y puñaladas. En cuanto uno le clavaba el puñal, otro se lo sacaba y volvía a hundírselo en el cuerpo".
Todo el asunto había sucedido en menos de una hora...

Cook siempre ha sido visto por la historiografía británica como un héroe; gracias a él y sobre las bases de sus descubrimientos se construiría el Imperio Británico del siglo XIX, momento de su máximo esplendor en la historia. El impacto de los viajes de Cook en los territorios y los pueblos que encontró fue igualmente profundo y mucho más destructivo. Sus años de descubrimiento  coincidieron con el punto álgido de la revolución industrial. La máquina de vapor apareció cuando zarpó en su primer viaje rumbo al Pacífico;  Adam Smith publicó la biblia del liberalismo “Consideraciones sobre la naturaleza y las causas de la riqueza de las naciones“ en 1776, justo cuando Cook inicia su último viaje. En 1789 estalla la Revolución Francesa y con ella el éxito y la instalación en la política de la burguesía emprendedora y comercial.  Sus exploraciones abrieron nuevos y vastos territorios a los florecientes imperios y a las economías occidentales y a todo cuanto los acompañaba: balleneros, misioneros, artículos manufacturados, alfabetización, ron, cañones, sífilis, viruela, etcétera. Cook es coetáneo del cambio, el paso de la Edad Moderna hacia la Edad Contemporánea, la nuestra, la que hoy vivimos...

Llevaba instrucciones del almirantazgo; debía tomar posesión de los emplazamientos convenientes para el país, con el consentimiento de los nativos. Lord Morton de la Real Sociedad añadía en sus Consejos a Cook que los nativos eran los "dueños naturales de su territorio. Los europeos no podían ocuparlo sin su consentimiento voluntario"; tanto el consejo del almirantazgo como el de la Real Sociedad, eludían analizar el significado de consentimiento y cómo podría obtenerlo Cook, teniendo en cuenta las barreras culturales y lingüísticas. ¿Cómo podrían acceder los nativos a algo que los desconcertaba, realizado en nombre de un soberano y de un país que no podían ni imaginar? De locos…

"El que domina el mar domina el comercio mundial; el que domina el comercio mundial domina las riquezas del mundo"              ...decía el corsario ingles Walter Raleigh.  
Cook fue un pionero, un navegante y también una herramienta. Sin embargo la historia real es la de la desposesión de las tierras de sus legítimos pobladores y la llegada de occidente a los últimos rincones del planeta, con ella las enfermedades y la apropiación de las riquezas autóctonas sin más. Prácticamente todo el Pacífico, desde Nueva Zelanda hasta las Islas Aleutianas, pasando por Australia, Hawái, Islas Marquesas,  Islas Sándwich, Tasmania, Tonga,  Isla de Pascua, Tierra de Fuego, Nueva Caledonia, Georgia del Sur quedó vaciado de sus pobladores autóctonos…

Tras los viajes de descubrimiento se suceden otros viajes bien distintos. Nuestra historia mas cercana, los siglos XVI, XVII, XVIII y XIX es también la de la masacre, explotación, esclavitud y robo de tres cuartas partes del planeta por parte de occidente, gracias a su superioridad militar e intelectual. Esta historia está proscrita y no se enuncia en los libros de texto, carece de heróes, pués sus protagonistas son víctimas anónimas y ellas no escriben la historia oficial, simplemente desaparecen...


 Hombre de Nueva Zelanda


 
Hombre de la bahía Nootka 


  
Hombre de Oonalashka 


 
 Hombre de las Islas Sandwich


 Mujer de las Islas Sandwich

__________________
Estos dibujos fueron realizados por John Webber durante la tercera campaña de exploración del capitán James Cook (1776-1780)


------------------
Podcast correspondiente a este artículo en Ivoox...