martes, 29 de noviembre de 2016

Consecuencias sociales de la Revolución Industrial y el nacimiento de la Izquierda


Aquí os dejo los exámenes de Mª Carmen Cánovas, Álvaro Gálvez Herrera, José Miguel Martínez Espín, alumnos de 1º de Bachiller del IES Ramón y Cajal sobre las Consecuencias sociales de la Revolución Industrial y el nacimiento de la izquierda... Gracias por vuestro trabajo !

Mª Carmen Cánovas ____________________

El siglo XIX se caracterizó por un gran crecimiento de las ciudades en todos aquellos países que habían participado en la Revolución Industrial empezando por cambios en la sociedad de clases, aparaciendo dos fenómenos, hablando también del movimiento obrero y acabando por la ideología de izquierdas.
Fue un siglo de cambios y transformaciones. Tras la revolución industrial las ciudades que habían participado experimentaron un aumento de la población ya que muchos campesinos emigraron a las ciudades. Por esta razón se formularon los ¨Planes de ensanche¨ y esto además favoreció a los medios de comunicación y a la aparición de nuevas tecnologías.

La sociedad no tenía nada que ver con la del Antiguo Régimen, desapareció la organización estamental y aparecieron dos fenómenos sociales, por un lado la burguesía se consolido como clase social dominante y por otro lado la aparición del proletariado urbano industrial.

La burguesía tras la Revolución Industrial, gozaba de una situación económica acomodada, pero no era una clase homogénea, se podía distinguir entre:
- Alta Burguesía, los grandes comerciantes, propietarios de fábricas…
- Pequeña Burguesía, los pequeños comerciantes y artesanos. Además los trabajadores en oficios liberales (médicos, artesanos, abogados..) pronto se unieron a la clase media.

El hombre burgués normalmente tenia estudios académicos, era cultivado intelectualmente y participaba activamente en la vida política. La mujer burguesa en cambios, tenía un estricto código de conducta, no trabajaba, no estudiaba y se debía a su matrimonio.

El otro fenómeno que apareció, El proletariado ¨urbano¨ industrial estaba constituido mayoritariamente por campesinos emigrantes a la ciudad y por antiguos artesanos. Vendían su fuerza humana por bajos salarios, trabajando en pésimas condiciones y largas jornadas.



Las mujeres trabajaban el doble que los hombres ya que al acabar su jornada laboral tenían que seguir en casa. Eran explotadas bajo un sistema estas cobraban un salario inferior al de los hombres.
Esto no le dejaba tiempo de ocio, ni dinero ya que mayoritariamente estaba destinado al hogar y la alimentación.

Debido a las pésimas condiciones de trabajo y de vida en las que se encontraban los obreros empezaron a producirse pequeñas revueltas espontaneas que pronto se consolidaron. A esto se le sumó la aparición de maquinaria en las fábricas y que hizo prescindir de mucha mano de obra. El descontento social creó lo que se llamaban revueltas luditas, los trabajadores quemaban y destruían las máquinas y las fábricas, solo hasta 1817 cuando fueron duramente reprimidos.

En la primera mitad del S. XIX se creó un movimiento llamado sindicalismo en el que asociaciones organizadas pero que trabajaban en la clandestinidad, velaban por la seguridad de los trabajadores. Estas asociaciones de socorro mutuo ayudaban económicamente a los asociados con el dinero de las cuotas que debían pagar.

Más tarde apareció el cartismo, otro movimiento que defendía la participación obrera en la creación de leyes. En 1838 se escribió ¨La Carta del Pueblo¨ en la que se pedía el sufragio universal masculino.

Aparecieron diferentes corrientes ideológicas que criticaban el sistema capitalista en el que se encontraban y formulaban nuevos sistemas de organización social.

El socialismo utópico defendía la necesidad de reforma legislativa para el bienestar del obrero; el obrero debía participar en la creación de las leyes. Se pueden destacar los siguientes autores:

Henri Saint-Simon que pensaba que la organización debía estar en manos de los obreros y liderados por pensadores socialistas.

Robert Owen propuso la reducción de jornada laboral para niños y mujeres.

Charles Fourier pensó en la igualdad de sexos.

Louis Blanc defendía la igualdad salarial.

Por otro lado, el socialismo científico en el que aparecen Karl Marx y Friedrich Engels, que criticaron duramente a los primeros socialistas ya que no pensaron en una reforma del sistema capitalista. Estos dos autores crearon la doctrina social científica que mas tarde se llamaría Marxismo y escribieron conjuntamente en 1848 el Manifiesto comunista.

El Marxismo estaba posado sobre 3 ejes: análisis del pasado, critica del presente y proyección de futuro. En el análisis del pasado piensan en las causas que han llevado a la sociedad a encontrase en esa situación. Piensan en un motor histórico que era la organización económica, esto lleva a la transformación de la sociedad, es decir, según la organización económica así será la organización social, el pensamiento y la cultura de la época. Habla además de la lucha de clases; el enfrentamiento entre dominante y dominado a lo largo de la historia.
Las consecuencias las critican en el presente, con la aparición de la plusvalía, la explotación del trabajador. La plusvalía se produce cuando el beneficio que genera el trabajador es superior a su salario, este no encuentra suyo el trabajo y se le hace raro el producto.

Además hablan de tres modelos de producción hasta ese momento: el esclavismo, el feudalismo y el capitalismo. Proyectan un futuro con un sistema comunista basado en la igualdad y la socialidad. Esto se conseguiría mediante la ocupación de los obreros en el poder económico y político. Creando tras esto una dictadura de transición en la que aparecería la propiedad privada y crearían leyes basadas en los intereses de los obreros.

La ultima corriente ideológica es el anarquismo. Esta coincide en su lucha contra el capitalismo con el socialismo científico pero pensaba en una sociedad sin necesidad de autoridad. Su máxima más conocida es ¨Ni Dios, ni Estado, ni Patrón¨. Se pueden destacar los autores : Bakunin y Proudhon.

El capitalismo era un problema que estaba concienciado todo el mundo, por eso crearon una organización internacional, llamada 1ª Internacional en la que participaban representantes del socialismo científico y anarquistas. Se creó un Congreso en el que se plantearon la abolición del trabajo infantil, la reducción de la jornada laboral a 8 horas y las mejoras en las condiciones de trabajo de las mujeres. Debido a la discrepancia de las opiniones entre Bakunin, que defendía la ausencia de líder y Marx que pensaba que era necesario un líder, se produjo la ruptura, creando así la Internacional Autoritaria.

Tras las graves revueltas de París, la 1ª Internacional desapareció en 1876.
En 1889 se creó la 2ª Internacional en la que solo participaban socialistas científicos y donde se reivindicó la reducción de jornada laboral a 8 horas, desaparición del trabajo infantil y mejoras en las condiciones de trabajo de las mujeres. Esta terminó con el comienzo de la Revolución Rusa, donde se creó la 3ª Internacional mucho más radical.




Consecuencias sociales y políticas de la Revolución Industrial.
Álvaro Gálvez Herrera
En este examen voy a hablar sobre las consecuencias sociales y políticas de la Revolución Industrial. El examen lo he dividido en dos partes, la primera parte donde hablo sobre la sociedad y en la segunda parte donde puedes encontrar una parte donde hablo sobre los inicios del movimiento obrero y la otra parte en la que hablo sobre los socialismos y el anarquismo.
Voy a empezar a hablar sobre la primera parte del examen, sobre la sociedad, tiene una nueva estructura, por un lado la consolidación de la burguesía como clase dirigente y el nacimiento del proletariado urbano industrial.
Del campesinado puede decir que el trabajo en el campo sigue ocupando a la mayor parte de la población. Las formas de vida campesinas variaron menos y se mantuvieron prácticamente iguales a las de la época preindustrial. Se mantuvieron ciertas formas de servidumbre en algunas zonas, aunque en otras se extendieron las transformaciones de formas de vida campesinas hacia otras propias de una agricultura de mercado.
La aristocracia, la antigua nobleza compartió su espacio de privilegios con la burguesía. Mantuvo las propiedades urbanas y rurales de las que obtenía grandes rentas. Siguió desempeñando cargos políticos de relevancia. Los grandes terratenientes mantuvieron un estricto control social, político y económico sobre sus posesiones. En España, la aristocracia utilizó métodos como el caciquismo para controlar y manipular las elecciones.
La clase trabajadora era una clase heterogénea, compuesta por trabajadores de campo emigrados a la ciudad y antiguos artesanos que tuvieron que integrarse al trabajo en la industria.
La clase trabajadora únicamente disponía de su fuerza de trabajo que vendía a cambio de salario. En una familia obrera la mayor parte del salario iba destinado a la compra de alimentos y a la vivienda, casi siempre de alquiler, y a duras penas les quedaba dinero para otro tipo de gastos.




La burguesía era la clase emergente, gozaba de una situación económica acomodada, no era una clase social homogénea, sino que difundía internamente y también en función del país. Encontrábamos dos burguesías, la alta burguesía integrada por los propietarios de las fábricas, grandes comerciantes… y la pequeña burguesía integrada por pequeños comerciantes, artesanos y un gran número de burgueses.
El ciudadano burgués solía tener información académica, era cultivado intelectualmente y activo en la política. La alta burguesía, de posiciones revolucionarias pasó a defender posturas liberales moderadas y conservadoras. Los miembros de la pequeña burguesía tomaron parte en reivindicaciones y agitaciones populares. Los burgueses llegaron a transmitir sus propios valores. El trabajo, la propiedad, la herencia y el ahorro se convirtieron en pilares básicos para el progreso económico y social.
Acabada ya la primera parte de mi examen, voy a empezar por la segunda parte de mi examen, empezando por los inicios del movimiento obrero, y siguiéndolo de los socialismos y el anarquismo.
El movimiento obrero es la respuesta del proletariado a las pésimas condiciones de vida en las que se encuentra. Surgieron huelgas donde reclamaban mejoras en las condiciones de vida, poco a poco se sumó una ideología política.
Las revueltas luditas se originaron por la introducción de maquinaria que al principio creó puestos de trabajo, pero su perfeccionamiento implicó que se prescindiera de mucha mano de obra surgieron agitaciones obreras y campesinas frente a las innovaciones tecnológicas, la destrucción de máquinas y el incendio de fábricas. Estas revueltas se conocen como luditas por el nombre de uno de sus líderes, Nedd Lud. Predominaron en Inglaterra entre 1811 y 1817, y se extendieron a la Europa continental a medida que la Revolución Industrial se consolidaba.
El sindicalismo, en Reino Unido la clase obrera se convención de la necesidad de organismos estables que velasen por sus intereses. La primera entidad que se creó fue la asociación obrera de socorro mutuo. Se movían en clandestinidad, pues u existencia no era bien recogida por los patronos. Los trabajadores británicos fueron articulándose en la Trade Unions, lo que llevó a la Great Trade Unions.
El cartismo fue la incipiente estructuración del movimiento obrero, sus objetivos eran llegar al espacio de toma de decisiones, y confeccionar leyes que mejoraran las condiciones de vida de los trabajadores. En 1836 se fundó Working Meris Association; la carta del Pueblo tenía como objetivo la participación del proletariado en la política del país.  Más tarde surgieron dos tendencias internas: una moderada,  encabezada por Owen y Lovett, partidaria de llegar a un acuerdo, otra radical, promulgaba revueltas y agitaciones violentas.
Ahora voy a hablar sobre los socialismos y el anarquismo.
Encontrábamos dos socialismos, utópico y científico. En el socialismo utópico, los primeros socialistas o socialistas utópicos eran una serie de pensadores mayoritariamente británicos y franceses. No formaron parte de ninguna escuela en común, los pensadores más destacados: Henri de Saint-Simon, Charles Fourier, Robert Owen y Lous Blane, promulgaban la necesidad de reformas legislativas, la participación del proletariado en la política y la convención de avanzar de propiedad privada a otras formas de propiedad colectiva, ideas que desembocarían en las teorías marxistas de la lucha de clases.
En el socialismo científico, Marx y Engels elaboraron la doctrina del socialismo científico. Su obra principal fue “El manifiesto comunista “otra obra esencial fue “El capital”. El pensamiento marxista se basó en tres ejes: analizó el pasado, criticó el presente y proyectó una idea sobre el futuro.
El primer eje, materialismo histórico (analizó el pasado), el motor de la historia fue la lucha de clases, el enfrentamiento entre clases dirigentes y las clases dirigidas provocó el paso de una fase histórica a otra, según Marx y Engels se utilizaron tres métodos productivos: esclavismo, feudalismo y capitalismo, la etapa a la que había que llegar era el socialismo.
El segundo eje, análisis del capitalismo (crítica del pasado), según Marx la plusvalía era la única fuente de enriquecimiento capitalista, el origen de la desigualdad social y el inevitable enfrentamiento entre la burguesía y el proletariado.
El tercer eje, socialismo comunista (proyecto del futuro), el marxismo pretendía deshacerse del capitalismo y llegar a la sociedad comunista. Para ello la clase obrera tendría que hacerse con el poder político e instaurar una doctrina del proletariado transitoria. Así llegaríamos a la nueva sociedad comunista.
El anarquismo coincidía con el socialismo científico en la crítica al capitalismo por la situación de miseria a la que ordenaba al proletariado. Defendía la libertad humana y apostaba por una nueva sociedad donde no se otorgara autoridad alguna. Su máxima más conocida “Ni Dios, ni Estado, ni Patrón”. Para llegar a la nueva sociedad habría que hacer reivindicaciones y luchas espontáneas se le otorgó gran importancia a la educación popular. Las teorías marxistas se fueron conformándose con las aportaciones de varios autores: Proudhon, Bakunin y Kropotkin.



------------------ José Miguel Martínez Espín------------------------

Las consecuencias sociales y políticas de la Revolución Industrial
La Revolución Industrial fue un proceso de transformación económica iniciado a mediados del siglo XVIII, que transformó por completo el mundo industrial y numerosos aspectos sociales. Este proceso vino dado por las previas revueltas de la Revolución francesa protagonizadas por la burguesía, que se hizo con el poder y que trajo consigo numerosas consecuencias sociales.

Voy a contar como era la sociedad de esta etapa y como se produjo la formación de una nueva ideología política. Empezando con la sociedad, hay que decir que cambió mucho de la del Antiguo Régimen ya que ya no se organizaba en estamentos, y la burguesía ahora era la que gobernaba y poseía los privilegios. Además, esta clase adoptó nuevas posturas políticas ya que defendía términos como el liberalismo, al que se había opuesto previamente y llegó incluso a marginar a las clases sociales inferiores.

Si hablamos de otra clase social que componía esta sociedad, hay que decir que la aristocracia perdió mucho poder con respecto a la Revolución francesa, ya que había sido destronada por la burguesía. Aún así, todavía conservaba una parte del poder en la toma de algunas decisiones políticas y sobre las personas que trabajaban en las tierras que aún conservaban.

Otra clase social a nombrar es el campesinado, que no cambió mucho durante el transcurso de los años, ya que el trabajo en el campo seguía ocupando la mayor parte de la población, Lo único que cambió para ello fueron las cuantiosas innovaciones técnicas que se introdujeron en su campo para hacer menos costosas sus labores.

Y como última clase social que nombrar y más importante, la clase obrera, que estaba compuesta por los hombres y mujeres que trabajaban en las fábricas. Esta clase estaba sometida a los dueños de las fábricas, ya que necesitaban un sueldo con el que mantener sus hogares y sus familias. Estas personas tenían que trabajar en durísimas condiciones, con jornadas laborales de doce horas y con bajos sueldos con os que no podían afrontar los gastos. Además, en este período el trabajo infantil se hizo más habitual, y los niños tenían que acudir a trabajar días enteros sin que pudieran ser educados.

Estas precarias condiciones a las que estaban obligados a trabajar y la privación de privilegio alguno, fue lo que les motivó a desarrollar una nueva ideología en la que ellos tuvieran el poder y en la que pudieran mejorar diversos aspectos de la época. Tras esto, una gran cantidad de intelectuales empezaron a mostrar sus quejas ante el sistema capitalista, y a proponer nuevos modelos de sociedad basados en la igualdad y la solidaridad.

Tras estas quejas, un número de socialistas británicos y franceses confeccionaron una doctrina conocida como socialismo utópico. Estos socialistas veían la necesidad de implantar reformas para mejorar las condiciones laborales de los trabajadores de las industrias, hacer que la clase obrera pudiera participar en las decisiones políticas y acabar con los continuos enfrentamientos entre algunas clases sociales. No obstante, estas ideas no dejaban de ser idealistas e ingenuas, ya que no disponían de medios para hacerlas efectivas. Algunos de los difusores de esta corriente fueron: Henri de Saint-Simon, Robert Owen, Charles Fourier y Louis Blanc.

Estas ingenuas teorías acabaron siendo criticadas por los filósofos alemanes Karl Marx y F. Engels, ya que decían que no planteaban una manera de combatir el sistema capitalista. Tras esto, ellos mismos desarrollaron una nueva doctrina como el socialismo científico, más tarde conocido como marxismo.

Las teorías marxistas cogieron mayor fuerza tras la publicación del manifiesto comunista, obra más importante de Karl Marx. Esta doctrina acabó sustituyendo al socialismo utópico como corriente ideológica predominante. Por otro lado, el marxismo se sostenía sobre tres principios: analizar el pasado con el que justificar las causas del cambio de una sociedad a otra, la crítica del presente, en la que cargó contra la sociedad capitalista y la proyección de una idea de futuro en la que se estableciera un sistema comunista.

Si hablamos del análisis del pasado hay que decir que Marx y Engels se fijaban mucho en los sistemas económicos, ya que decían que era lo que determinaba la organización política de cada fase histórica. Por otro lado, también se centraban en lo que era el motor de la historia, que para ellos era la lucha de clases, ya que decían que el enfrentamiento entre las clases dominantes y dominadas era una constante y era lo que marcaba el paso de una fase histórica a otra.

Si pasamos a hablar de la crítica del presente, se debe destacar que Marx analizó la sociedad capitalista y averiguó cual era la causa de la explotación de los trabajadores, que era un concepto conocido como plusvalía, que se definía como el beneficio que generaba el trabajador y del que se apropiaba el empresario. Para Marx, este concepto era el que enriquecía el sistema capitalista y el que generaba las desigualdades sociales.

Y por último, hablando del proyecto de futuro, hay que decir que el marxismo tenía como objetivo abolir el capitalismo y establecer un sistema comunista, que se basaba en la no propiedad privada del Estado y en que no hubiesen diferencias entre las clases sociales. Para esto, decían que la clase obrera tenía que tomar el poder e instaurar una dictadura, para más tarde pasar a formar una sociedad sin desigualdades ni privilegios.

Paralelamente al marxismo, se comenzó a formar un nuevo movimiento conocido como anarquismo, que coincidía en la crítica del capitalismo y en su necesidad de eliminación pero difería en la manera de conseguirlo, ya que ellos pretendían hacerlo mediante la revolución y la lucha espontánea, conceptos que no defendía el marxismo, por lo que acabaron por convertirse en antagonistas. Los difusores más importantes de esta corriente fueron Proudhon, Bakunin y Kropotkin, que extendieron ideas como la creación de cooperativas obreras, la supresión de las estructuras estatales y la necesidad de concebir una sociedad sin Estado, gracias al trabajo manual y el intelecto.

Más tarde, con el fin de estrechar los lazos entre los líderes de las nuevas corrientes emergentes se creó la Asociación Internacional de los Trabajadores para poder acercar posturas y poder cumplir su objetivo de abolir el capitalismo.

Pero todo este desarrollo de una nueva ideología no se implantó tan fácilmente en la sociedad, para ello hizo falta un previo movimiento de lucha. El primer movimiento que surgió fue el ludismo, que apareció por la repentina sustitución de las personas por máquinas en los diferentes trabajos. Este descontento se canalizó mediante la destrucción y la quema de fábricas. Otro movimiento que se desarrolló fue el cartismo, que tenía una parte moderada que pretendía implantar el sufragio universal masculino mediante diversas acciones políticas, pero también tenía una parte más radical que organizó numerosas huelgas para que los gobernantes satisficieran sus demandas. Y como último movimiento que surgió para implantar esta ideología, el sindicalismo, que no era para nada radical, y que pretendía se organizaran en uniones clandestinas de oficio con el fin de defender sus derechos laborales.