viernes, 14 de noviembre de 2014

El Antiguo Régimen...

Actualización a 21 de Septiembre de 2016... Toma geroma pastillas de goma... pincha aquí que te vas a enterar... Ánimo, no desfallezcas, sigue tu camino....


Por Lidia Parra Sánchez, alumna de 4º ESO del IES Ramón y Cajal...

"Características del Antiguo Régimen y la futura ruptura del sistema por la burguesía ilustrada."

El siglo XVIII es la época del Antiguo Régimen, que es el conjunto de relaciones sociales, económicas y políticas que se dieron en este siglo. Sus características principales son: el mantenimiento de la sociedad estamental; una economía basada en el sector primario; y un gobierno absolutista en casi todos los países. Es la época de transición entre la Edad Moderna y la Edad Contemporánea, y en ella se producen intensos cambios que ahora explicaré.

La sociedad del Antiguo Régimen estaba dividida en estamentos: la nobleza, alta y baja; el clero, alto y bajo; y el pueblo llano, que estaba formado por el campesinado y la burguesía. El rey estaba por encima de todos estos grupos. Era muy difícil progresar y ascender en la pirámide social. Los estamentos privilegiados eran: el rey, la nobleza y el clero, y tenían privilegios como no pagar impuestos. Pero la mayoría de la población eran campesinos sin tierras que trabajaban bajo el régimen señorial. Esto consistía en que cultivaban las tierras de la nobleza o de la Iglesia (señoríos) a cambio de unas rentas. Además debían pagar impuestos a la monarquía y a la Iglesia. Los campesinos con menos libertad eran los siervos, que no podían ni abandonar lo señoríos sin el permiso del señor, el cual a veces podía ejercer su jurisdicción en las tierras.

La burguesía era nueva clase social formada por los habitantes de las ciudades, que tenían comercios y comenzaron a enriquecerse, sobre todo gracias al comercio exterior, que ahora explicaré. Por esto pedían más poder, y casaban con la nobleza baja para ennoblecerse, ya que estos nobles necesitaban enriquecerse.

La economía del Antiguo Régimen estaba basada en la agricultura, era una producción de subsidencia en su mayoría (cereales), pero algunos también plantaban vid y olivo para el comercio. La propiedad de la tierra estaba en manos de los estamentos privilegiados, y había leyes para que esto no cambiara. Los mayorazgos eran instituciones por las que todo el patrimonio pasaba al hijo mayor del señor, de esta forma no se podía vender ni dividir. Las manos muertas eran propiedades de la Iglesia que no se podían vender al estar bajo la protección del rey. De esta forma, se vendían pocas tierras y el número de pequeños propietarios era minoritario, por eso la mayoría de los campesinos trabajaban en los señoríos como ya he dicho.

En esta época también se desarrolló la industria, que estaba financiada por los reyes, y era manufacturera. Estaba controlada por los gremios, que eran asociaciones profesionales de artesanos que decidían casi todo lo relacionado con un oficio, y estos dificultaban las innovaciones. La industria creaba productos para las élites. Otra actividad económica de esta época era el comercio, que podía ser de dos tipos. El interior no funcionaba muy bien debido a obstáculos como el control de los gremios, la falta de carreteras, las aduanas interiores, etc. Sin embargo, el exterior se desarrolló mucho gracias al proceso de descubrimiento, conquista y explotación de América, que enriqueció sobre todo a la burguesía. Además se crearon compañías comerciales.

El sistema económico del Antiguo Régimen era el mercantilismo por el que un Estado era más rico cuanta más plata y oro tuviera. Por esto, el Estado intervenía en la economía mejorando la explotación e implantando el proteccionismo económico, por el que se impedía la importación mediante impuestos. Después surgió la idea del liberalismo económico, que se basaba en que: todos los que quisieran y tuvieran los medios podían abrir un negocio; debían suprimirse los gremios porque dificultaban el desarrollo económico; el Estado solo debía intervenir en la economía para impedir los ataques hacia su libertad de funcionamiento; y la economía debía regirse por la ley de la oferta y la demanda. Adam Smith es el padre del liberalismo económico y defendía que la economía se rigiera sola por la mano invisible del mercado.

La política del Antiguo Régimen consistía en un gobierno absolutista en casi todos los países, el rey concentraba todos los poderes: legislativo, judicial y ejecutivo. Se decía que Dios había enviado a los reyes parra que gobernaran y ninguna ley podía estar por encima suyo.

Para pasar de depender de la nobleza a esto, los reyes tuvieron que crear una enorme burocracia y un poderoso ejército, para lo que aumentaron los impuestos sobre el pueblo, que comenzaba a indignarse y a exigir cambios.

Así surgió el despotismo ilustrado, en el que ante las novedades de la Ilustración (que ahora explicaré), los monarcas establecieron cambios insignificantes, pero continuaron manteniendo el poder.

En Inglaterra, el siglo XVII se dio una situación política diferente. Expulsaron a los Estuardo del trono, y se estableció una monarquía parlamentaria. Esta se basaba en que la ley estaba por encima del rey, todos tenían unos derechos, y había una separación de poderes.

La base teórica de esto es el liberalismo político, que fue definido por Hobbes y John Locke. Consiste en: que todos los ciudadanos tienen unos derechos y libertades; la igualdad ante la ley; y la propiedad como criterio de diferenciación social, por lo que solo los propietarios podían participar en política (sufragio censitario).

Todos estos cambios produjeron un cambio en la ideología de la sociedad. La Ilustración es un movimiento intelectual que criticaba al Antiguo Régimen, y buscaba cambiar la mentalidad de las personas. En ella volvió la capacidad de razonar, gracias en parte a la imprenta que permitía que llegara el conocimiento a más gente; se creía que todos tenemos unos derechos y libertades, y que la tolerancia debía ser la base de la convivencia. Todo esto se basa en la búsqueda de la libertad y la felicidad por parte de todos. Las ideas de la Ilustración se extendieron gracias a las enciclopedias y a las academias.

Después, cuando se vio que los monarcas no iban a eliminar el Antiguo Régimen, surgió el liberalismo. Esta ideología rechazaba el absolutismo y la sociedad estamental, y formulaba nuevas ideas sociales, económicas y políticas. Fue apoyado por importantes ilustrados, como: Voltaire, novelista autor de novelas como “Cándido”; Montesquieu, defendía la separación de poderes en su obra “El Espíritu de las Leyes”; Rousseau, expuso en su obra “El Contrato Nacional” que el poder pertenecía a todos los ciudadanos pero estos hacían un pacto con el Estado, le daban su libertad a cambio de unos beneficios para todos, y estos se recogía en la Constitución. El liberalismo buscaba crear una sociedad más justa e igualitaria, en la que se suprimieran los antiguos privilegios.

Esto es todo lo principal del Antiguo Régimen: su sociedad, su economía, su política y su ideología. Fue una gran época, en la que había cosas horribles, como hambrunas y desigualdades, pero sin los cambios que se comenzaron a realizar en ella el mundo no sería tal y como es ahora. Volvió la capacidad de razonar a la sociedad, y... “el que tiene la riqueza tiene el poder” ya no valía. Luchaban por crear una sociedad más justa e igualitaria, algo por lo que se continúa luchando hoy en día.